lunes, 6 de octubre de 2008

Yo salí con un saco de weas

Las minas son muy cuáticas. Corrijo, somos muy cuáticas. Me considero parte de la minoría de las minas que es capaz de llorar por un hombre (aunque hayan pasado meses desde la ruptura), pero que sigue siendo lo suficientemente lúcida como para reírse de ello.

Es como lo que pasa con el grupito de Facebook “Yo salí con saco de weas”. Al principio, lo encontré lo máximo. Mujeres del mundo unidas y dispuestas a evitarle un corazón roto a sus congéneres. Un catálogo de los subseres masculinos que deambulan por las calles de nuestro país. “Perico Los Palotes – Infiel y mentiroso”, “Fulanito – Impaciente, celoso y posesivo”, “Zutano – Mamón y dependiente”. Me inscribí, obvio. Después de todo estuve con uno de esos subseres por casi 3 años.

Pero después me entró la duda, ¿qué tan sano/lógico/racional puede ser catalogar a un ser humano en base a lo que has vivido y compartido con él? Claro, uno puede decir que mal que mal con la persona estuvieron en las buenas y en las malas (principalmente en las malas, según el grupito de Facebook) y que al fin y al cabo nadie te va a conocer mejor que tu pareja (bueno, también tu madre). Pero ¿es justo indicar con nombre y apellido los pecados de alguien más?

Entonces, pensé que más que choro, el grupo era medio triste tirando a patético. Un montón de minas llorando porque les había tocado un pobre huevón que no las supo valorar/amar/cuidar.

Pero la cosa tampoco va por ahí. Mal que mal, cuando uno tiene una mala experiencia, se enorgullece de haber sobrevivido para contarlo. Y la cosa nuevamente cambió, no es que sea patético. Es típicamente femenino: totalmente indefinible e inclasificable. Es, al mismo tiempo, orgullo, pena, furia y aceptación. “Estoy orgullosa de haber sobrevivido el calvario. Tengo pena por el amor que no funcionó. Tengo rabia por el tiempo perdido. Pero acepto que todo esto es parte de mi vida, de mi cuento, de mi historia”.

Lo que me gustaría ver, en todo caso, es un “Yo salí con una mina cuática”. A ver cómo saltarían las minas del primer grupo a patalear. Apostaría doble a nada que el 90% de las minas del primer grupo, estarían en el catálogo del segundo. You only get what you give…

5 comentarios:

Alejandra dijo...

Coincido en haaaartos puntos... el hecho de nombrar con pelos y señales detalles a veces demasiado escabrosos como para ser escuchados, es tipico de mina cuatica, pero mas que cuatica, una deliciosa mixtura entre educación sexual dada por una teleserie venezolana, una dosis de "pasiones" y frases cliché. El nivel de chaneidad de una mina también se puede medir por la cantidad de datos escabrosos que da sin ser pedidos.

Pero hay casos y casos.
Averigue por ahi con un amigo si uno de los aludidos era pariente de el, y no solo me confirmo, sino que efectivamente el tipo no solo es un sacoweas, sino un estafador. Que decir de la cantidad de papitos corazones, fielmente retratados por una frase "estos weones creen que por llevar una vez a la pendeja al mc donalds y comprarle un par de calcetines ya cumplieron con su obligacion". Los factores sacoweisticos se traducen en una exacerbada confianza al encanto personal, y ante todo una mamoneria a toda prueba.

Todos tienen derecho a equivocarse, pero cuando salis pelando demasiado, es como mmmm ... no sera que hay algo que no estas contando?
(lo que me recuerda que debo dejar de pelar, ouch).

Camila Mardones.- dijo...

Los peores son los sacos de wea encubiertos.
Esos que pasan piola y al raaaaaaaaaato descubres que lo son

jà! somos la mayorìa :*

Melpómene dijo...

tienes razon en la mayoria de los puntos que señalas.

experiencias, la vida nos ofrece muchas solamente queda decidir si queremos permanecer en algo o modificarlo para bien un factor fuerte: desicion

pero definitivamente solo me queda por decir que:

.Cada quien habla de como le fue en la feria.


saludos

Nicolás dijo...

Es muy bueno... Es realmente muy bueno...

Saludos

Magda dijo...

oye pero el grupo de salí con una mina cuática existe..

ta wena la entrada, pero lo único que no entiendo es porque las mujeres después de una relación dicen "perder el tiempo", yo nunca lo he dicho, lo encuentro una pelotudez, mal que mal, nadie te obliga a estar con esa persona, y sea lo que sea, bueno ó malo, siempre se aprende algo.