lunes, 21 de julio de 2008

Here, there and everywhere.

- "Y para dónde irá tan apurada?"
- "No sé, pero a donde quiera que vaya, llegará mañana antes de las 10"
Diálogo al ver a Julia Roberts corriendo con vestido de novia y subiéndose a un camión de FedEx en "Novia Fugitiva"

Mi respuesta a la pregunta de Mónica es simple: En todas partes y en ninguna. Las mujeres están en todas partes, de la misma manera en que dijo ella: En el metro, en la calle, en la pega, en nuestras vidas. Están ahí. Pero también tienen una marcada tendencia a desaparecer. Las razones de éstas son varias, y trascienden a los géneros:
  • Quieren nivelar la balanza después de tantos años de machismo descarado.
  • "Soltaron las trenzas" y tienen mayor interés en disfrutar a corto plazo que en comprometerse a largo plazo.
  • Les preocupa más tener una carrera exitosa en desmedro de una vida afectiva tradicional.
Mientras escribo estas líneas, recuerdo algo que me comentaba una ex: "En este país estamos fregados... las mujeres ya no están. Ahora está lleno de pendejas cuáticas y de brujas... cuáticas también". Tragué saliva. Ya me había costado bastante encontrar a alguien. ¿Significaba acaso que era un hombre afortunado, pero esa fortuna se iría en el momento en que terminara nuestra relación? ¿Y qué había para el resto de los solteros, grupo al cual pasé a formar parte semanas después?

Debe ser una de las razones por las cuales me gusta ver a parejas besándose en el metro o en la calle. Más de alguien debe pensar que es voyerismo. En lo absoluto. Es algo que me da cierto atisbo de esperanza. De que las mujeres están. Sólo que cuesta (y bastante, en estos días) encontrarlas.

4 comentarios:

Melissa Amaro Poblete dijo...

A mí me cargan las parejas que se besan con todo. Me dan vergüenza ajena si lo hacen muy descaradamente. Si tanta actitud explícita fuera agradable, la pornografía sería aceptada, ¿no?.

Pero es lindo verlos tomados de la mano, mirando hacia alguna parte, abrazados o comportándose como seres humanos normales. Eso es lo que más esperanza me da: quienes los ven pueden sentir ese amor, y hasta sentirse incluidos.

Por eso me carga ver gente besándose y diciéndose "te amo" con bombos y platillos. No siento ese amor en ellos. Sólo exclusión, egocentrismo y falta de realidad.


Saludos.

Anónimo dijo...

Yo creo que estamos cagados de miedo, y para los dos lados. Antes tu familia te presentaba a alguien, tus amigos te presentaban a una amiga y todo, pero todo era con fines amorosos. Ahora quizás hasta conozcas más gente, pero no es recomendable que sea la conocida/pariente de un amigo, pues pueden haber lios, no puede ser una amiga, pues la amistad se iria a la chucha, no puede ser una compañera de trabajo o universidad porque si terminan se van a ver todos los días. No puedes conocerla en un chat porque puede ser un@ sicopata, ni tampoco en las discos porque en las discos se va a puro atinar para después no preguntar el nombre, y la gente se miente en datos básicos. No puedes contestar la mirada fija de alguien porque puede pasarse rollos y acosarte, ni tomar la iniciativa por parecer jote, ni bailar muy desenfadado con el porque puede pensar que eres puta.
Siempre estamos pensando que las relaciones amorosas deben terminar, y terminar mal, por lo tanto tomamos muchas provisiones, y terminamos saliendo con poquisima gente, casi de cuea, y a la cual además le ponemos toda clase de barreras (no me pongo a pololear hasta que pasen un par de meses, no se la presento a mis padres hasta que pase un año, no me caso hasta que tenga toda mi vida resuelta y la juventud acabada..) Puro miedo al fracaso, que nos hace quedarnos solos más de la cuenta y a matar el potencial de toda relación.

La Ex dijo...

Depende mi ánimo, las parejas pueden sumirme en el estado romántico más hermoso del Universo o querer agarrar una AK-47 y matarlos a todos.

Todo depende del punto de vista.

Saludos y pasa por mi blog!!!

Mely dijo...

"¿Dónde están los hombres? ¿Dónde están las mujeres?"


... ¿Dónde están los columnistas?